Experiencias que son lecciones de vida

Tengo que reconocer que en el momento en que Esther (Presidenta de AFANIP) me invitó a acudir al Campamento “Compartiendo Motivos” no me lo pensé, como si de un resorte se tratara, al mismo tiempo la contestaba: ¡CUENTA CONMIGO! Hay que matizar que esto sucedía seis meses antes de que tuviera lugar el campamento.

Después de esa impulsiva respuesta pasó absolutamente de todo por mi caótica cabecita:

  • Miedos: ¿sabré gestionar mis emociones? Y dependiendo de esta respuesta…¿podré acompañar a los demás a que las gestionen?
  • Dudas: si hacemos una sesión  de Lego Serious Play… ¿Podrán construir con sus prótesis? ¿Se producen las mismas conexiones neuronales a pesar de la ausencia de una extremidad superior?
  • Inseguridades: ¿Qué puedo aportar yo para que el Campamento, más si cabe, aporte valor a lxs niñxs y, en consecuencia, a sus familias?

 

En fin, como podéis comprobar, durante los seis meses previos al Campamento creo que por mi cabeza pasaron todo tipo de pensamientos que, por otro lado, se disiparon en el minuto uno en el que compartí viaje desde Castro Urdiales (Cantabria) hasta la Sierra madrileña, donde se encuentra el Albergue, con Eneko e Izei. Dos chavales, ya adolescentes, con una capacidad de superación increíbles!

Seamos sincerxs, es evidente que los límites mas limitantes, valga la redundancia, nos los ponemos nosotrxs. Evidentemente no contar con un brazo o una pierna, e incluso con las dos, no impide, no, sólo nos dificulta hacer determinadas tareas de nuestro día a día. La convivencia con estxs GRANDES SUPER HÉROES me recordó que:

“Tanto si crees que puedes como si no, estás en lo cierto” (Henry Ford)

Lo realmente importante es, no solo que cada unx de nosotrxs transformemos dichas creencias, sino que además no caigamos en lo que para mi es un gran error, por favor, ¡No se las traslademos a los que nos rodean!

Cuando te digan “Tú no puedes” diles: ¡MIRA COMO LO HAGO!

Si, ya sé que esta parte nos resulta muy difícil, y más aún cuando nuestro rol es de madre, padre, o cualquier otro tipo de agente educativo. Las buenas intenciones están siempre presentes (o por lo menos en la gran mayoría de los casos), pero lamentablemente y de manera inconsciente lo hacemos.

No perdamos de vista que “mis límites son míos”, durante la semana del Campamento, tanto lxs niñxs como las madres y padres que acudieron me enseñaron, mejor dicho, me recordaron, que:

“El que quiere hacer algo conseguirá un medio, el que no, una excusa”

Y no me mal interpretéis, pero… ¿Qué mejor excusa que tener una prótesis que facilita mucho pero que no se comporta exactamente como una extremidad? Pues ahí va el ¡ZASKA! (que por supuesto no fue el único). No solo no es una excusa para ellxs, sino que es una OPORTUNIDAD. Este es uno de los principales puntos donde esta experiencia se ha convertido para mi en una LECCIÓN DE VIDA.

Ahí donde ves limitaciones en cualquier cosa que te propongas, pregúntate (como bien hace mi compi Jorge Ortiz de Urtaran en su libro «Y ahora ¿por qué no?», (libro que recomiendo): ¿sabes hacerlo? ¿quieres? ¿puedes? ¿te lo mereces?

Os aseguro que ninguno de estos cuarenta GRANDES HÉROES han contestado con un NO a estas preguntas (por lo menos durante la semana compartida); han dicho SI a hacer multiaventura, han dicho SI a ser autónomos (a pesar de la corta edad de muchxs de ellos, y de la ausencia de mas de un miembro), han dicho SI a montarse en atracciones que dan vértigo, han dicho SI a recortar, pintar, nadar, correr, bailar…en fin…han dicho SI A DISFRUTAR y a ver OPORTUNIDADES, en lugar de excusas para realizar todo aquello que se propongan.

Pues eso. Que este campamento ha supuesto un total COMPLETO: hemos bailado, reído, llorado, superado límites… y lo mas importante, ¡HEMOS COMPARTIDO MOTIVOS!

No quiero cerrar estas reflexiones sin AGRADECER:

  • ¡GRACIAS A ESTHER!, porque de ella nace esta OPORTUNIDAD.
  • ¡GRACIAS A AFANIP! A ese gran EQUIPAZO de madres y padres que no sólo promueven y hacen posible esta semana increíble para todxs, sino que también se han ¡ATREVIDO A JUGAR!
  • ¡GRACIAS A OTTOBOCK! A ese equipo humano que hacen posible que estos GRANDES HÉROES dispongan de MEDIOS (prótesis que se encajen y funcionen correctamente).
  • ¡GRACIAS AL SUPERTEAM DEL ALBERGUE VALLE DE LOS ABEDULES! De verdad, desde el primer instante nos inyectaron un chute de energía que ha durado durante ocho días, y ha tenido unos efectos secundarios que, mucho me temo, van a estar presentes ¡TODA LA VIDA!

 

Beatriz Lafarga

Ingeniera de Emociones

Coach and Play

3 opiniones en “Experiencias que son lecciones de vida”

  1. Gracias a ti por tu humanidad perdiendo una semana de tu trabajo, esa vitalidad que contagias en todo momento, y sobre todo por ser como eres. Un lujo conocerte.

  2. Gracias por dar tanto de tu formación como de tu PERSONA. Te has ido sin dejar tu tarjeta. Te necesito en mi vida, te necesitarían todas las cosas que te conociesen. Con infinita gratitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *