No queremos que acabe el campamento

Ultimo día en el campamento Compartiendo Motivos 2017

Hoy es un día agridulce. Dulce porque vienen nuestras familias y amargo porque me despido de grandes amigos con los que he compartido una gran cantidad de momentos que nunca olvidaré, todos de una felicidad sin límites.

Llegué al campamento con miedo a no encajar, a que me mirasen por llevar una prótesis, miedo por sentirme diferente. Pero nada de eso. Un lugar lleno de magia donde todos somos iguales aunque seamos diferentes. Un lugar donde hemos aprendido a respetarnos y a respetar a los demás, a aceptarnos tal y como somos, sin importar la edad o el sexo. Hemos aprendido a llevar nuestras prótesis con orgullo, porque somos especiales.

No tenemos palabras para agradecer a Ottobock y al Centro Ortopédico Técnico por financiar este campamento y hacer posible este encuentro. A los técnicos de la ortopedia por arreglarnos las prótesis y estar disponibles en todo momento. A Afanip, y sobre todo a Esther, por su entrega y dedicación, por anteponer la asociación a vuestras vidas, por vuestra lucha diaria para conseguir mejoras a todas las familias que usan prótesis.

A todos los monitores, sin excepción. Por no perder nunca la sonrisa, por enseñarnos tantos valores, por hacernos ver que no somos diferentes, por acompañarnos y ayudarnos en cualquier momento del día.

Y por último, quiero dar las gracias a mis compañeros y amigos. Porque habéis estado ahí cuando lo he necesitado, por vuestros consejos, consuelo y alegría.

De todo corazón ¡¡GRACIAS!!

¡¡Espero volver a veros todos el año que viene!!  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *